sábado, 18 de noviembre de 2017

Descubierto el mundo templado más cercano orbitando una estrella tranquila

Descubierto el mundo templado más cercano orbitando una estrella tranquila

El instrumento HARPS de ESO descubre un exoplaneta de la masa de la tierra alrededor de Ross 128

15 de Noviembre de 2017
Un planeta templado, del tamaño de la Tierra, ha sido descubierto a tan solo once años luz del Sistema Solar. El equipo que ha realizado el descubrimiento ha utilizado un instrumento único en su clase, el cazador de planetas HARPS de ESO. El nuevo mundo se ha designado como Ross 128 b y ahora es el segundo planeta templado más cercano tras Próxima b. También es el planeta más cercano descubierto que orbita a una estrella enana roja inactiva, lo cual puede aumentar las probabilidades de que se trate de un planeta que, potencialmente, pudiera albergar vida. Ross 128 b será un blanco perfecto para el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO, que será capaz de buscar biomarcadores en su atmósfera.
Un equipo que trabaja con el instrumento HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher, buscador de planetas de alta precisión por velocidad radial) de ESO, instalado  en el Observatorio La Silla, en Chile, ha descubierto que, alrededor de la estrella enana roja Ross 128, orbita un exoplaneta de baja masa cada 9,9 días. Se espera que este mundo del tamaño de la Tierra sea templado, con una temperatura superficial que también podría ser similar a la de la Tierra. Ross 128 es la estrella cercana "más tranquila" que alberga a un exoplaneta templado de este tipo.
"Este descubrimiento se basa en más de una década de seguimiento intensivo con el instrumento HARPS, junto con reducción de datos y técnicas de análisis de última tecnología. Solo HARPS ha demostrado tanta precisión y, quince años después del inicio de sus operaciones, sigue siendo el mejor instrumento de velocidad radial", explica Nicola Astudillo-Defru (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Suiza) coautor del artículo científico que presenta el descubrimiento.
Pese a ser de las más comunes, las enanas rojas son uno de los tipos de estrella más frías y débiles del universo. Esto hace que sean muy buenos objetivos para la búsqueda de exoplanetas y por eso están siendo cada vez más estudiadas. De hecho, Xavier Bonfils (Instituto de Planetología y de Astrofísica de Grenoble – Universidad de Grenoble-Alpes/CNRS, Grenoble, Francia), que dirige el equipo, bautizó al programa de HARPS como “El atajo a la felicidad”, ya que es más fácil detectar a los pequeños hermanos fríos de la Tierra alrededor de estas estrellas, en comparación con estrellas similares al sol [1].
Muchas estrellas enanas rojas, como Próxima Centauri, emiten llamaradas que, ocasionalmente, bañan de letal radiación ultravioleta y de rayos X a los planetas que las orbitan. Sin embargo, parece que Ross 128 es una estrella mucho más tranquila, de manera que sus planetas podrían ser la morada conocida más cercana para albergar vida.
Aunque actualmente está a once años luz de la Tierra, Ross 128 se mueve hacia nosotros y se espera que se convierta en nuestra vecina estelar más cercana en tan solo 79 000 años, un parpadeo en términos cósmicos. ¡Para entonces, Próxima b será destronado y Ross 128 b pasará a ser el exoplaneta más cercano a la Tierra!
Con los datos de HARPS, el equipo descubrió que Ross 128 b orbita 20 veces más cerca de su estrella que la distancia a la que la Tierra orbita del Sol. A pesar de la proximidad a su estrella, Ross 128 b recibe sólo 1,38 veces más radiación que la Tierra. Como resultado, se estima que la temperatura de equilibrio de Ross 128 b se encuentran entre -60 y 20° C, gracias a la naturaleza débil y fría de su pequeña estrella enana roja, que tiene poco más que la mitad de la temperatura superficial del Sol. Mientras que los científicos involucrados en este descubrimiento consideran que Ross 128 b parece ser un planeta templado, sigue habiendo incertidumbre en cuanto a si el planeta se encuentra dentro, fuera, o en el umbral de la zona habitable [2], donde puede existir agua líquida en la superficie de un planeta.
Actualmente los astrónomos están detectando cada vez más exoplanetas templados y, la próxima etapa, será estudiar con más detalle sus atmósferas, su composición y su química. Será de vital importancia la posible detección de la presencia de biomarcadores en las atmósferas de los exoplanetas más cercanos, incluyendo el oxígeno, un gran paso para el que el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO estará preparado [3].
"Las nuevas instalaciones de ESO jugarán un papel crítico, primero, en el censo de planetas de masa parecida a la de la Tierra favorables para su caracterización. En particular, NIRPS, el brazo infrarrojo de HARPS, aumentará nuestra eficiencia en la observación de enanas rojas, que emiten la mayor parte de su radiación en el infrarrojo. Y luego, el ELT proporcionará la oportunidad de observar y caracterizar gran parte de estos planetas", concluye Xavier Bonfils.

Notas

[1] Un planeta que orbitaba cerca de una estrella enana roja de baja masa tiene un mayor efecto gravitatorio sobre la estrella que un planeta similar en órbita más alejada alrededor de una estrella más masiva como el Sol. Como resultado, esta velocidad de "movimiento reflejo" resulta mucho más fácil de detectar. Sin embargo, el hecho de que las enanas rojas sean más débiles hace más difícil recoger suficiente señal para las medidas muy precisas que es necesario llevar a cabo.
[2] La zona habitable está definida por el rango de órbitas alrededor de una estrella, en la que un planeta posee la temperatura adecuada para que exista agua líquida en la superficie del planeta.
[3] Esto sólo es posible en el caso de los pocos exoplanetas que están lo suficientemente cerca como para distinguirlos de sus estrellas por su resolución angular.

Información adicional

Este trabajo de investigación se presenta en el artículo científico titulado “A temperate exo-Earth around a quiet M dwarf at 3.4 parsecs”, por X. Bonfils et al., que aparece en la revista Astronomy & Astrophysics.
El equipo está formado por X. Bonfils (Universidad de Grenoble Alpes, CNRS, IPAG, Grenoble, Francia [IPAG]); N. Astudillo-Defru (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); R. Díaz (Universidad de Buenos Aires, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales; Buenos Aires, Argentina); J.-M. Almenara (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); T. Forveille (IPAG); F. Bouchy (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); X. Delfosse (IPAG); C. Lovis (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); M. Mayor (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); F. Murgas (Instituto de Astrofísica de Canarias, La Laguna, Tenerife, España); F. Pepe (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); N. C. Santos (Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio y Universidad de Oporto, Portugal); D. Ségransan (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); S. Udry (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Sauverny, Suiza); y A. Wü̈nsche (IPAG).
ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de dieciséis países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con el país anfitrión, Chile. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Además, cerca de Paranal, en Cerro Armazones, ESO está construyendo el ELT (Extremely Large Telescope), el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.
Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.

El 
nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Contactos

José Miguel Mas Hesse
Centro de Astrobiología (INTA-CSIC)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 91 813 11 96
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es
Xavier Bonfils
Institut de Planétologie et d'Astrophysique de Grenoble – Université Grenoble-Alpes/CNRS
Grenoble, France
Correo electrónico: xavier.bonfils@univ-grenoble-alpes.fr
Nicola Astudillo-Defru
Geneva Observatory – University of Geneva
Geneva, Switzerland
Correo electrónico: nicola.astudillo@unige.ch
Richard Hook
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6655
Móvil: +49 151 1537 3591
Correo electrónico: rhook@eso.org

sábado, 11 de noviembre de 2017

La espectacular imagen de una estrella gigante desvela cómo será la muerte del Sol

La espectacular imagen de una estrella gigante desvela cómo será la muerte del Sol

Situada a 320 años luz de distancia, su atmósfera se ve afectada por ondas de choque potentes e inesperadas

ABC.es Madrid 08/11/2017 10:02h Actualizado:08/11/2017 11:14h

Un equipo de astrónomos de la Universidad Tecnológica de Chalmers ha observado por primera vez detalles de la superficie de una estrella situada a 320 años luz de distancia en la constelación de Hydra. La gigante roja W Hydrae tiene la misma masa que el Sol y está envejeciendo. Las imágenes del telescopio ALMA en Chile muestran que es gigantesca, su diámetro es dos veces el tamaño de la órbita de la Tierra alrededor del Sol, y que su atmósfera se ve afectada por ondas de choque potentes e inesperadas.[...] W Hydrae, que tiene unos mil millones de años más que el Sol, es un ejemplo de una estrella AGB (rama asintótica gigante), un período de evolución estelar en el que las estrellas son frías, brillantes, viejas y pierden masa a través de los vientos estelares. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver las imágenes.

Astrónomos descubren una estrella zombi que no muere

Astrónomos descubren una estrella zombi que no muere

Explotó varias veces como una supernova en un período de más de cincuenta años y, en contra de lo todo lo que se ha visto hasta ahora, ahí sigue

ABC.es Madrid 10/11/2017 10:19h 

Durante las últimas dos décadas, los astrónomos han descubierto cerca de 5.000 supernovas, explosiones de estrellas que, invariablemente, provocan su muerte. Pero un equipo internacional de astrónomos dirigido por el Observatorio Las Cumbres (LCO) ha hecho un extraño descubrimiento: una estrella que se niega a morir. El astro, 50 veces más masivo que el Sol, explotó varias veces en un período de más de cincuenta años y, en contra de lo todo lo que se ha visto hasta ahora, ahí sigue, como un zombi en las profundidades del espacio. El hallazgo, publicado en la revista Nature, desafía las teorías existentes sobre estas catástrofes cósmicas. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver las imágenes.

viernes, 3 de noviembre de 2017

ALMA descubre polvo frío alrededor de la estrella más cercana

ALMA descubre polvo frío alrededor de la estrella más cercana

3 de Noviembre de 2017
El Observatorio ALMA, en Chile, ha detectado polvo alrededor de Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar. Estas nuevas observaciones revelan el resplandor procedente de polvo frío en una región que se encuentra a una distancia de Próxima Centauri que supone entre una y cuatro veces la que separa a la Tierra del Sol. Los datos también insinúan la presencia de un cinturón de polvo externo incluso más frío que puede indicar la presencia de un complejo sistema planetario. Estas estructuras son similares a los cinturones mucho más grandes del Sistema Solar y también se espera que estén formadas por partículas de roca y hielo que no lograron formar planetas.
Próxima Centauri es la estrella más cercana al Sol. Es una débil enana roja que se encuentra a tan solo cuatro años luz, en la constelación meridional de Centaurus (el centauro). Es orbitada por Próxima b, un planeta templado del tamaño de la Tierra descubierto en el año 2016 que es, además, el planeta más cercano al Sistema Solar. Pero en este sistema hay algo más que un solo planeta. Nuevas observaciones de ALMA revelan la emisión de nubes de frío polvo cósmico que rodean a la estrella.
El autor principal del nuevo estudio, Guillem Anglada [1], del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), Granada (España), explica la importancia de este hallazgo: "El polvo alrededor de Próxima es importante porque, tras el descubrimiento del planeta terrestre Próxima b, es el primer indicio de la presencia de un complejo sistema planetario (formado por más de un único planeta) alrededor de la estrella más cercana a nuestro Sol".
Los cinturones de polvo son los restos del material que no se incorporó a cuerpos de mayor tamaño, como pueden ser los planetas. Las partículas de roca y hielo en estos cinturones varían en tamaño: desde el más diminuto grano de polvo, más pequeño que un milímetro, hasta cuerpos tipo asteroide con muchos kilómetros de diámetro [2].
El polvo parece encontrarse en un cinturón que se extiende a unos pocos cientos de millones de kilómetros de Próxima Centauri y tiene una masa total de, aproximadamente, una centésima parte de la masa de la Tierra. Se estima que este cinturón tiene una temperatura de unos –230 grados centígrados, la misma que la del Cinturón de Kuiper en el Sistema Solar exterior.
También hay pistas, en los datos de ALMA, que apuntan a la presencia de otro posible cinturón de polvo incluso más frío unas diez veces más lejos. De confirmarse, la naturaleza de un cinturón exterior resultaría intrigante, dado su entorno muy frío lejos de una estrella que es más fría y más débil que el Sol. Ambos cinturones están mucho más lejos de Próxima Centauri que el planeta Próxima b, que orbita a sólo 4 millones de kilómetros de su estrella [3].
Guillem Anglada explica las implicaciones del descubrimiento: "Este resultado sugiere que Próxima Centauri puede tener un sistema múltiple del planetas con una rica historia de interacciones que dieron lugar a la formación de un cinturón de polvo. Estudios más profundos podrían proporcionar información para localizar la ubicación de planetas adicionales que todavía no han sido identificados".
El sistema planetario de Próxima Centauri también es especialmente interesante porque hay planes para una futura exploración directa del sistema con microsondas conectadas a velas impulsadas por láser (el proyecto Starshot). Conocer el entorno polvoriento que rodea a la estrella es esencial para la planificación de este tipo de misión.
El coautor Pedro Amado, desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía, explica también que esta observación es sólo el comienzo: "Estos primeros resultados muestran que ALMA puede detectar estructuras de polvo en órbita alrededor de Próxima, y más observaciones nos darán más detalles del sistema planetario de esta estrella. Combinándolas con el estudio de discos protoplanetarios alrededor de estrellas jóvenes, podremos desvelar  muchos de los detalles de los procesos que condujeron a la formación de la Tierra y del Sistema Solar hace unos 4600 millones años. ¡Lo que estamos viendo ahora es sólo una pequeña parte de lo que está por venir!".

Notas

[1] En una coincidencia cósmica, el autor principal del estudio, Guillem Anglada, comparte su nombre con el astrónomo que dirigió el equipo que descubrió Próxima Centauri b, Guillem Anglada-Escudé, coautor del artículo científico en el que se publica esta investigación (aunque no son parientes).
[2] Próxima Centauri es una estrella vieja, de edad similar a la del Sistema Solar. Probablemente, los cinturones de polvo a su alrededor son similares al polvo residual del cinturón de Kuiper y el cinturón de asteroides del Sistema Solar y al polvo que crea la luz Zodiacal. Las imágenes obtenidas por ALMA de los espectaculares discos que rodean a estrellas mucho más jóvenes, como HL Tauri, contienen mucho más material  que está en proceso de formación de planetas.
[3] De confirmarse, la forma aparente del débil cinturón externo daría a los astrónomos una forma de calcular la inclinación del sistema planetario de Próxima Centauri. Parece elíptica debido a la inclinación de lo que se supone que es en realidad un anillo circular. Esto, a su vez, permitiría una mejor determinación de la masa del planeta Próxima b, del cual actualmente solo se conoce su límite inferior.

Información adicional

Este trabajo de investigación se ha presentado en el artículo científico titulado “ALMA Discovery of Dust Belts Around Proxima Centauri”, por Guillem Anglada et al., y aparece en la revista Astrophysical Journal Letters.
El equipo está formado por Guillem Anglada (Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC), Granada, España [IAA-CSIC]); Pedro J. Amado (IAA-CSIC); Jose L. Ortiz (IAA-CSIC); José F. Gómez (IAA-CSIC); Enrique Macías (Universidad de Boston, Massachusetts, EE.UU.); Antxon Alberdi (IAA-CSIC); Mayra Osorio (IAA-CSIC); José L. Gómez (IAA-CSIC); Itziar de Gregorio-Monsalvo (ESO, Santiago, Chile; Observatorio Conjunto de ALMA, Santiago, Chile); Miguel A. Pérez-Torres (IAA-CSIC; Universidad de Zaragoza, Zaragoza, España); Guillem Anglada-Escudé (Universidad Queen Mary de Londres, Londres, Reino Unido); Zaira M. Berdiñas (Universidad de Chile, Santiago, Chile; IAA-CSIC); James S. Jenkins (Universidad de Chile, Santiago, Chile); Izaskun Jiménez-Serra (Universidad Queen Mary de Londres, Londres, Reino Unido); Luisa M. Lara (IAA-CSIC); María J. López-González (IAA-CSIC); Manuel López-Puertas (IAA-CSIC); Nicolás Morales (IAA-CSIC); Ignasi Ribas (Institut de Ciències de l’Espai (IEEC-CSIC), Bellaterra, España); Anita M. S. Richards (JBCA, Universidad de Manchester, Manchester, Reino Unido); Cristina Rodríguez-López (IAA-CSIC) y Eloy Rodríguez (IAA-CSIC).
ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de dieciséis países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza, junto con el país anfitrión, Chile. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, actualmente el mayor proyecto astronómico en funcionamiento del mundo. Además, cerca de Paranal, en Cerro Armazones, ESO está construyendo el ELT (Extremely Large Telescope), el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.
Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.

El 
nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Contactos

José Miguel Mas Hesse
Centro de Astrobiología (INTA-CSIC)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 91 813 11 96
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es
Guillem Anglada
Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC)
Granada, Spain
Correo electrónico: guillem@iaa.es
Pedro J. Amado
Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC)
Granada, Spain
Correo electrónico: pja@iaa.csic.es
Antxon Alberdi
Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC)
Granada, Spain
Correo electrónico: antxon@iaa.es
Enrique Macias
Boston University
Boston, USA
Correo electrónico: emacias@bu.edu
Itziar de Gregorio-Monsalvo
ESO/ALMA
Santiago, Chile
Tlf.: +56 22 4676316
Correo electrónico: idegrego@eso.org
Richard Hook
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6655
Móvil: +49 151 1537 3591
Correo electrónico: rhook@eso.org

viernes, 27 de octubre de 2017

Detectan seis cometas de fuera de nuestro Sistema Solar

Detectan seis cometas de fuera de nuestro Sistema Solar

Los exocometas, del tamaño del Halley, orbitaban alrededor de una débil estrella a 800 años luz de la Tierra

ABC.es Madrid 26/10/2017 22:07h Actualizado:27/10/2017 10:22h

Científicos del MIT y otras instituciones, trabajando en estrecha colaboración con astrónomos aficionados, han descubierto las colas polvorientas de seis exocometas, cometas de fuera de nuestro Sistema Solar, cuando orbitaban alrededor de una débil estrella a 800 años luz de la Tierra. Estas bolas cósmicas de hielo y polvo eran más o menos del tamaño del cometa Halley y viajaban alrededor de 160.000 km por hora antes de que finalmente se vaporizaran al acercarse demasiado al astro. Se trata de algunos de los objetos más pequeños que se han encontrado hasta el momento fuera de nuestro sistema planetario. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

Detectan al primer visitante llegado de otro sistema solar

Detectan al primer visitante llegado de otro sistema solar

El objeto interestelar, un asteroide o un cometa, proviene de la constelación de Lyra y cruza nuestro sistema planetario a una velocidad de vértigo. Nunca antes se había observado nada parecido

Judith de Jorge @judithdj Madrid 27/10/2017 09:40h Actualizado: 27/10/2017 10:13h

Astrónomos de la Universidad de Hawái han detectado un objeto, probablemente un pequeño asteroide, o tal vez un cometa, que parece haberse originado fuera del Sistema Solar, en otro lugar de nuestra galaxia. Si es así, sería el primer «visitante interestelar» observado y confirmado por los astrónomos. Este objeto inusual, al que el Minor Planet Center (MPC) en Cambridge, Massachusetts (EE.UU.), ha denominado temporalmente A/2017 U1, tiene menos de 400 metros de diámetro y se mueve notablemente rápido. Los astrónomos trabajan urgentemente para apuntar los telescopios alrededor del mundo y en el espacio hacia esa misteriosa roca. Una vez que se obtengan y analicen los datos obtenidos, esperan poder saber más sobre su origen y posiblemente su composición.
Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver la imagen.

viernes, 20 de octubre de 2017

El misterioso objeto que acompaña a la Tierra y gira cada 28 minutos

El misterioso objeto que acompaña a la Tierra y gira cada 28 minutos

Científicos desvelan la auténtica naturaleza del nuevo compañero de viaje de nuestro planeta alrededor del Sol

ABC.es Madrid 18/10/2017 09:54h Actualizado:18/10/2017 12:21h

No mide más de 100 metros, gira cada 28 minutos y acompaña a la Tierra como un cuasi-satélite, lo que quiere decir que da vueltas alrededor del Sol con el mismo periodo, pero sin estar unido a nuestro planeta por la gravedad. Desde su descubrimiento en 2016, la mayoría de los astrónomos ha sospechado que se trata de un asteroide, pero algunos especulaban con que podía ser mera basura espacial. Clic AQUÍ para seguir leyendo y ver los vídeos.